En nuestro artículo acerca de qué es el amianto analizamos en profundidad este material tan tóxico para la salud de los seres humanos. No en vano, aumenta muchísimo las posibilidades de sufrir cáncer de pulmón y otros tipos de cánceres como el de laringe u ovarios. En total, todos los años termina con la vida de 100.000 personas, lo que concentra muchos esfuerzos en la lucha contra su presencia en nuestra sociedad. Para esto debemos saber cómo reconocer el amianto y en qué estructuras podemos encontrarlo.
 
 

Placas de amianto

Como hemos explicado en algunos otros de nuestros posts, el amianto, antes de ser prohibido en el 2001 en base a las evidencias científicas de su toxicidad, era un material ampliamente utilizado en la construcción y fabricación de elementos como las tuberías, las cañerías, las bajantes, los depósitos de agua, los techos o las paredes. Lógicamente, adoptaba diferentes formas en función de la utilidad que fuera a poseer. En el caso de las paredes adoptaba la forma de placas de amianto para paredes. Muchas continúan ahí.
 
Porque fueron muchas las placas de amianto para paredes que se instalaron en nuestro país durante esas décadas. Y en todo tipo de inmuebles. Desde viviendas hasta cobertizos, pasando por naves industriales. En ese sentido, es muy importante detectar si nuestro edificio o nave contiene estas placas como estructura de las paredes, de manera que podamos proceder con un plan de retirada de las mismas. Esto es esencial para garantizar la salud de quienes se encuentran dentro o alrededor del edificio.
 
 

Placas de amianto para paredes de viviendas

Sabemos que puede resultar perturbador: tener en nuestra propia vivienda, ese espacio donde siempre nos hemos sentido protegidos del mundo, un material tan tóxico que pone en peligro nuestras vidas. Pero debe ser aceptado para poder ser afrontado. Claro está, esto no quiere decir que todas las viviendas españolas de construcción previa a 2001 contengan placas de amianto para paredes, pero es una posibilidad que debe ser contemplada. Consultar a la constructora es una buena manera de salir de dudas.
 
Pero nunca, y en ningún caso, ante la sospecha de tener placas de amianto para paredes en nuestro hogar debemos intentar manipular nosotros el material. Para empezar, porque es sumamente peligroso para toda persona. Y, además, porque para verificar que se trata efectivamente de amianto debemos tomar muestras y analizarlas en el laboratorio. Es una tarea de la que nos encargamos los profesionales como los que forman Desatascos Henares. Estamos aquí para protegerte del amianto. Contacta con nosotros.
 
 

Placas de amianto para paredes de edificios

Puedes hacerlo llamando a nuestro número de teléfono o escribiéndonos a través del formulario web que se puede encontrar en este mismo sitio web. Nos personaremos en tu domicilio con todo el material necesario para extraer muestras, verificar que se trate de amianto y valorar su estado de conservación. Ten en cuenta que, aunque muy tóxico, el amianto solo empieza a serlo cuando se encuentra en mal estado y desprende al ambiente sus micropartículas. Estudiamos las placas de amianto para paredes de tu edificio.
 
En caso de que se encuentren en mal estado, o que se encuentren en buen estado pero prefieras eliminarlas de tu vida para siempre, nos encargamos de elaborar un plan de intervención. Uno que deberá ser aprobado por el organismo competente de la comunidad autónoma oportuna. Tranquilo: llevamos dos décadas con el servicio de retirada de placas de amianto para paredes y sabemos qué debemos hacer para salvaguardar la salud de las personas. Tanto de nuestros trabajadores como del resto. Contrata experiencia.