91 669 07 92 [email protected]

Hace décadas que somos conscientes, tras estudios científicos y médicos, de la toxicidad del amianto para la salud de las personas. No en vano, se trata de un mineral que mata cada año a decanas de miles de ellas. Nos envenena y favorece la aparición de enfermedades graves como la asbestosis o diversos tipos de cánceres. Y lo peor de todo es que se encuentra a nuestro alrededor. Todos los inmuebles construidos antes del 2002, el año en que se prohibió el amianto, pueden contener una placa de amianto aislante.
 
 

Amianto aislante

En la actualidad disponemos de medios técnicos de investigación mucho más avanzados y de unos controles más estrictos que hace décadas. De ahí que durante tantísimo tiempo el amianto fuera utilizado en España y en muchos otros países como material de construcción. En concreto, el amianto fue empleado para aislar los elementos claves de los inmuebles como los techos, las paredes o los suelos. Después de todo, pese a su gran toxicidad, amianto y aislante son dos palabras que van muy de la mano.
 
Esta es una de las razones por las que el amianto fue tan empleado en construcción hasta el descubrimiento de su toxicidad. Entre otras cosas, el amianto es aislante térmico, lo que permitía construir viviendas que mantuvieran de manera óptima la temperatura interior. Pero no solo eso: el amianto también proporciona a las estructuras en las que se encuentra un gran aislamiento eléctrico y un gran aislamiento acústico. Por eso no debe extrañarnos que esté tan presente en edificios de toda España.
 
 

Amianto aislante térmico

De hecho, durante décadas fue una de las opciones predilectas de las constructoras para aislar inmuebles. Y es que además de eso, se trata de un material muy flexible, muy resistencia y muy duradero. Si a esto añades que también posee propiedades aislantes contra el fuego, estamos ante un material estupendo, si no tuviera la toxicidad que tiene. Pero la tiene. Y por esto es muy importante conocer cómo saber si hay amianto en mi casa. Puedes leer nuestro artículo al respecto para estar al tanto de todo.
 
¿Sospechas que en tu casa podría haber una placa de amianto aislante? No le des más vueltas y llámanos a nuestro número de teléfono o escríbenos a través de nuestro formulario de contacto web. Te atenderemos y estudiaremos tu caso para proporcionarte la tranquilidad que necesitas. En concreto, trasladamos nuestros medios técnicos hasta tu inmueble y realizamos una exploración in situ, y lo menos invasiva posible, de esas posibles placas de amianto aislante. Permite que nos encarguemos del problema.
 
 

Placas de amianto aislante térmico

Pero una vez tengamos constancia comprobada de la presencia de una placa de amianto aislante entre las estructuras de nuestro inmueble debemos tomar decisiones. Para ello necesitamos conocer el estado en el que se encuentra la misma. La legislación solo obliga a retirar el amianto cuando se encuentra en mal estado o ha cumplido su vida útil. Aunque nosotros recomendamos eliminarlo siempre para protegernos. Además, tarde o temprano habrá que hacerlo. Mejor quitar la amenaza de nuestra vida ahora.
 
Después de todo, y como vimos en nuestro artículo sobre qué provoca el amianto, estamos ante un tóxico que no queremos para nada en nuestro día a día. Por supuesto, y como empresa profesional, no retiramos el amianto sin más, sino que procedemos con la instalación de un material sustitutivo. En la actualidad existen muchos otros materiales con propiedades muy parecidas al amianto, incluido el aislamiento térmico, pero completamente inocuos para la salud humana. Ponte en manos de los mejores expertos.